English Spanish Brasil Français

Cómo visitar París sin parecer un turista

Publicado el marzo 19, 2014 por Guillem en

paris-eiffel-tower

¿Tiene previsto visitar próximamente París y no quiere pasar por un turista? Para lograrlo, empecemos por analizar los comportamientos de los parisinos, ¿pero qué significa ser parisino?

Ser parisino significa mucho y nada a la vez. Para empezar, un parisino sería una persona nacida en París, pero hay que reconocer que muy pocas se ajustan a esta categoría. El parisino sería, por tanto, alguien que vive en París, pero ojo, porque esta es quizás una condición necesaria pero insuficiente, ya que, además de vivir en París, lo que define al parisino o parisina es todo un modo de vida, unos hábitos y una manera de hablar. Para empezar, debe saber que los propios parisinos son los peores turistas que existen, y que casi nunca visitan su ciudad. Intentemos pues descifrar estos hábitos del “homo parisinius” que quizás le permitan camuflarse durante su visita… O no:

– El típico parisino es alguien relativamente apurado, así que si quiere pasar desapercibido, ¡corra! No se entretenga con cada cosa maravillosa que descubra en la ciudad, despáchela rápido y aligere, así podrá ver un montón de cosas.

– No se deje embelesar por el esplendor que le rodea (la Torre Eiffel, Notre Dame, el Arco del Triunfo, las orillas del Sena, los Jardines de las Tullerías, etc.), si quiere mimetizarse con la gente, haga lo mismo y no les preste siquiera atención.

– No vaya a los museos, bueno, vale, quizás a uno, pero solo uno (si acaso al Louvre) a menos que quiera que desaparezca su fachada de no turista.

– Apréndase el plano del metro de memoria, porque efectivamente, como auténtico falso parisino, debe ser capaz de orientarse sin guía por las diferentes líneas. Vale, lo reconozco, no es fácil, pero siempre puede pedirle indicaciones al personal de la RATP.

– Frunza el ceño y, sobre todo, no adopte una actitud alegre por descubrir una nueva ciudad llena de historia y de lugares mágicos, y no sonría todo el tiempo.

Como habrá podido imaginar, no tiene por qué tomar en serio estas reglas, pero quizás le permitan plantear su visita de París con más calma. Y sobre todo, no dude en aprovechar su estancia para descubrir todas esas bonitas cosas que París puede ofrecerle. Como decía el autor francés Sacha Guitry, “ser parisino no significa haber nacido en París, sino renacer en él”, así que siéntase libre de sentirse parisino, por un día o más, si así lo desea, pero sobre todo si logra experimentar ese algo al visitarlo que le hará amar París para siempre…

Deja un comentario