English Spanish Brasil Français

Visitar París con perro

Publicado el agosto 29, 2017 por Guillem en

¿Tiene previsto pasar unos días de vacaciones en París y no tiene con quién dejar a su mascota ? Aquí tiene algunos consejos para disfrutar de su estancia en la capital en las mejores condiciones.

Desplazarse por París con un perro

Si está de vacaciones, los desplazamientos por la capital serán en transporte público, posiblemente en taxi. En tal caso, ¿puede su mascota acompañarle libremente ?

Perros en el metro de París

Los perros pequeños, que caben en un cesto o caja de 45 cm como máximo, pueden viajar gratis en el metro, el RER, el tranvía y los autobuses parisinos.

Los perros más grandes pueden subir al metro y el RER, siempre que vayan con correa y bozal. El dueño debe abonar un billete de tarifa reducida.

Los perros guía y de asistencia a personas con problemas visuales o discapacidad se admiten de forma gratuita en todos los transportes públicos.

Perros en los taxis parisinos

Los taxistas son libres de aceptar o rechazar a su mascota. Para asegurarse de poder circular en taxi con su mascota, le aconsejamos claridad. Si reserva por teléfono, a través de una centralita, especifique que viaja con un perro e indique su raza, tamaño y peso.

Mascotas con correa

En París, es obligatorio llevar los perros por la calle con correa, incluso mascotas de pequeño tamaño. Es necesario recoger los excrementos, so pena de multa de hasta 450 €.

Algunos parques no permiten la entrada a nuestros amigos de cuatro patas, mientras que en otros pueden acompañarle siempre que vayan con correa y no se salgan de los caminos.

Si desea disfrutar de la naturaleza y dejar que su mascota estire las patas, deberá acudir a una de las grandes zonas verdes de la capital: bien el bosque de Boulogne al oeste o el bosque de Vincennes al este, o bien las colinas Chaumont. El Parque Georges Brassens del XV distrito ofrece un itinerario canino.

Acceso a restaurantes y comercios con un animal

Los comercios y restaurantes son libres de aceptar o rechazar a su mascota. Si reserva un restaurante, especifique que llevará un animal y pregunte si hay algún problema. Muchos establecimientos aceptan a nuestros compañeros y con seguridad podrá disfrutar de una cena romántica en París, en un salón o terraza.

Los comercios suelen ser más estrictos. Si viaja en pareja, uno de los dos deberá esperar con el animal a la entrada de la tienda.

Museos, monumentos, atracciones turísticas

Los museos y monumentos turísticos de París no admiten perros en su inmensa mayoría. Si desea visitar, por ejemplo, el Museo del Louvre o la Torre Eiffel, deberá tomar medidas para que alguien se haga cargo de su mascota. Las residencias caninas y los cuidadores de perros pueden ayudarle y ocuparse de su fiel compañero durante unas horas o días: ¡tiempo para dedicarse a visitas y excursiones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *